Introducción a la argumentación

La persuasión es un componente esencial esencial de la argumentación. La argumentación tiene como fin persuadir a los receptores. En el ámbito de la recepción, la argumentación puede ir dirigida a un receptor único o un grupo de receptores específico.

Muchas actividades discursivas tienen presente a la argumentación. aparece tanto en una conversación como en una entrevista para buscar trabajo, en un mitin político como en un juicio, en una mesa redonda como en un un artículo de opinión, en una crítica literaria como en un anuncio publicitario. En algunos de estos casos, la argumentación es el elemento central y, en otras ocasiones, la argumentación puede tener un carácter secundario.

El carácter persuasivo de la argumentación busca influir en el receptor. Para lograr esta influencia, se establecen unas estrategias que pueden estar orientadas hacia elementos racionales u orientadas a la emoción mediante la apelación a los afectos.

La argumentación tiene que tener, de forma explícita o implícita, los siguientes elementos:

  • Una estructura silogística en el que haya una conclusión derivada de unas premisas o argumentos.
  • Una estructura en la que subyace, de algún modo, una tesis y una antítesis.
  • Un posible causa de desacuerdo, sea real, probable o posible.
  • Un emisor y un receptor (individual o colectivo, mencionado expresamente o no) al que va dirigida la argumentación. Su finalidad, por lo tanto, es básicamente perlocutiva.
  • Unos mecanismos lingüísticos orientados a la persuasión.

Calsamiglia, H., & Tusón, A. (2015). Las cosas del decir: manual de análisis del discurso (3.ª ed). Barcelona: Ariel. Páginas 284-296.

Fuentes Rodríguez, C., & Alcaide, E. R. (2002). Mecanismos lingüísticos de la persuasión : cómo convencer con palabras. Madrid: Arco Libros.

Ejercicios sobre expresiones deícticas

Ejercicio 1

De las siguientes expresiones, ¿cuáles se están usando de forma deíctica y cuáles de forma no deíctica? Para aquellas que se utilizan de forma deíctica, ¿cuáles se emplean de manera gestual y cuáles de forma simbólica?

  1. Hola, ¿está Sebas allí?
  2. Presione el botón ahora.
  3. ¿Esa camisa es de tu talla?
  4. Eduardo dijo que estaba totalmente agotado.
  5. En 1888, Ivanov se mudó a Moscú y vivió allí el resto de sus días.

Ejercicio 2

Este es una situación cómica citada por Levinson y tomada del libro de Huang. Tiene que ver con un «error» de un maestro hebreo. ¿En qué radica este error?

Un maestro de hebreo, al darse cuenta de que había olvidado sus cómodas zapatillas en casa, envió a un alumno a por ellas con una nota para su esposa. La nota decía: «Mándame tus zapatillas con este chico». Cuando el estudiante le preguntó por qué había escrito «tus» zapatillas, el maestro respondió: «¡Mira que eres tonto! Si escribía «mis» zapatillas, ella leería «mis» zapatillas» y me daría las tuyas. ¿Qué haría yo con tus zapatillas? Entonces, escribí «tus zapatillas», ella leyó «tus zapatillas y me envió las mías.

Ejercicio 3

Explica los elementos deícticos (en el caso de que los hubiera) de los siguientes enunciados:

  1. Podemos perder clientes si nuestros precios son demasiado altos.
  2. (Anuncio en el metro de Londres) La siguiente estación es Piccadilly Circus. Por favor, cambie aquí para la línea Piccadilly.
  3. ¿Puedes preparar ahora una lista de cosas imprescindibles para llevar al campamento?
  4. (En una carta) Estaré encantado de car una conferencia en su departamento el mes próximo.
  5. ¡Trae eso aquí!
  6. Te traeré el libro mañana.
  7. ¿Puedo ir a tu casa el fin de semana?

Ejercicio 4

En muchos idiomas, nosotros se puede usar para indicar ‘yo’, «tú» o ‘usted’. ¿Puedes explicar por qué se usa nosotros en las siguientes oraciones?

  1. (Un médico a un paciente) ¿Cómo nos sentimos hoy?
  2. (Un director de recursos humanos a un solicitante de empleo) Lamentamos comunicarle que su solicitud no ha sido aceptada.

Ejercicio 5

Explica las diferencias entre el uso de aquí.

Ya estoy por aquí.

Doctor, me duele aquí.

(Señalando un mapa) Mi hermana vive aquí y nosotros vivimos aquí.

 

Ejercicios relacionados con los enunciados constativos y performativos y los actos de habla

Ejercicio 1

¿De los siguientes enunciados, qué expresiones son performativas y qué expresiones son constativas?

  1. Marta y Carlos viven en una casa en la esquina de la calle Vitoria.
  2. Protesto, su señoría.
  3. El futuro de los jóvenes está lleno de desesperanza.
  4. Declaro inaugurado este edificio.
  5. Secundo la moción.
  6. Paco se está dejando crecer la barba.
  7. La cordillera se extiende de Afganistán a Pakistán.

Ejercicio 2

De los siguientes performativos, ¿cuáles son explícitos y cuáles están implícitos?

  1. Todas las solicitudes deben presentarse en el decanato antes del 21 de mayo.
  2. Por la presente, se le prohíbe abandonar el país.
  3. ¿Qué tal ir al Museo de la Evolución esta tarde?
  4. Mantengan todos los medicamentos fuera del alcance de los niños.
  5. (En el Congreso de los Diputados) Me disculpo por haber llamado mentiroso al portavoz del partido X.

Ejercicio 3

¿Qué verbos performativos se usan performativamente y cuáles se usan de manera no performativa?

  1. Les dimos las gracias por su hospitalidad.
  2. Declaro que Simón Velázquez ha sido elegido delegado en las elecciones para representantes de los alumnos.
  3. Te advierto que gastas demasiado en bebidas alcohólicas.
  4. Ignacio retira su solicitud.
  5. Todos los pasajeros en el vuelo 3465 a París deben embarcar por la puerta número 9.
  6. El director gerente felicitó a todos en la sala.

Ejercicio 4

Di cuáles son las dimensiones locutivas, ilocutivas y perlocutivas de los siguientes enunciados.

Madre a hijo: «Dame el teléfono inmediatamente».

Secretaria a decana de la facultad: «¿Un café?»

Ejercicio 5

Utilizando la tipología de Searle, clasifica los siguientes enunciados:

  1. Te suplico que consideres tu decisión.
  2. Recomiendo que acuda al especialista para que le realicen las pruebas analíticas completas.
  3. ¡Bienvenidos a nuestra casa!
  4. Te bautizo en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo.
  5. La presidenta del gobierno ha nombrado a tres nuevos ministros.
  6. Me disculpo si mis palabras no han sido adecuadas.

 

Ejercicio 6

De los siguientes enunciados, ¿cuáles son actos de habla directos y cuáles son indirectos?

  1. ¿Podrían todos los conductores regresar a sus vehículos. Estaremos atracando en breves momentos.
  2. Dúchense antes de entrar a la piscina. Observen las indicaciones del socorrista. Está prohibido zambullirse de cabeza.
  3. ¡Que tengas un buen fin de semana!
  4. ¿Por qué no vamos al nuevo restaurante mexicano?
  5. Le rogamos que mande el artículo con las modificaciones sugeridas antes del 15 de diciembre.

Ejercicio 7

Pablo y Cristina están viendo la televisión. Pablo, sin querer, está tapando la visión de la pantalla a Cristina. De las siguientes acciones y enunciados, establece cuáles son directos, cuáles indirectos y ordénalos de menos corteses a más corteses.

  1. [Cristina se mueve en el sofá y estira el cuello]
  2. ¿Te importaría moverte un poco?
  3. ¡Qué programa más interesante!
  4. Muévete, que no veo.
  5. ¿Qué tal si nos movemos un poco?

Ejercicio 8

En la siguiente conversación, un profesor habla con un estudiante de español de origen chino:

Profesor. Tu español es muy bueno.

Estudiante chino. No, no. Mi español es muy malo. Mucho que mejorar todavía. Tengo que seguir estudiando mucho.

Explica la intervención de cada uno desde el punto de vista de la teoría de los actos de habla en relación con la pragmática intercultural.

Ejercicio 9

¿Qué es un enunciado performativo y un enunciado constativo? ¿Cómo se puede distinguir entre uno y otro? Pon ejemplos explicando y justificando tu respuesta?

Ejercicio 10

¿Qué son los actos locutivos, ilocutivos y perlocutivos? Ilustra tu explicación con ejemplos originales.

Ejercicio 11

¿Qué es un acto de habla indirecto? Explica la diferencia entre un acto de habla directo y un acto de habla indirecto.

Ejercicios relacionados con las presuposiciones

Ejercicio 1.

¿Qué presuposiciones existen en el enunciado de las siguientes oraciones?

  1. Juan se olvidó de lavar los platos.
  2. Marisa no ha conducido un coche desde que tuvo el accidente.
  3. Julie no ha vuelto a fumar cigarrillos.
  4. No fue Jim el que se mudó a la Costa del Sol.
  5. Si Óscar hubiera ido a la entrevista, había conseguido el trabajo.
  6. Pilar no se ha dado cuenta de que Carlos ha usado todo el papel de la impresora.
  7. El autor de esta obra no fue William Shakespeare.
  8. Elena ha sido cruel con su suegra.

Ejercicio 2.

¿Puedes resolver las presuposiciones de los siguientes enunciados?

  1. Ana fingió que era baloncestista profesional.
  2. Jorge acusó a Sergio de hacer trampa en el examen final.
  3. Rubén no es tan rico como Elvira.
  4. Santi criticó a Susana por usar un abrigo de piel.
  5. María es una abogada mucho más prestigiosa que Ana.

 

 

 

Implicaturas conversacionales

Una implicatura conversacional se produce cuando hay un elemento expresado o implícito por parte del hablante sin ser parte de lo que se dice en sentido estricto. La implicatura conversacional, por lo tanto, constituye un componente del sentido que da el hablante al enunciado, pero que no es parte de lo que significa la oración.

En suma, las implicaturas conversacionales comunican / transmiten / significan menos de lo que se dice. El hablante implica y el receptor realiza una inferencia. Dependiendo de diferentes factores, el receptor puede tener éxito en la recuperación del sentido del hablante o puede no tener éxito.

(Un hablante, ante un café tibio):

Este café está tan caliente que te quemas.

Veamos un  ejemplo relacionado con la máxima de cantidad:

Marta. Necesito saber lo que sientes. Sabes que te quiero con locura.

Tomás. Sabes que te aprecio y me preocupo por ti.

(Marta se pone a llorar).

(Implicatura: Tomás no está enamorado de Marta).

Ejemplo con la máxima de relación:

Juan. ¿Qué hora es?

María. Todavía no está abierto el supermercado.

Implicaturas conversacionales resultantes de una burla de las máximas

Un aspecto particularmente interesante de las implicaturas conversacionales es que se pueden creer con una burla o explotación de las máximas inducidas por parte del hablante.

Ante una situación así, el receptor tiene dos opciones. La primera, pensar que el hablante no sigue el principio de cooperación. La segunda, suponer que ese fracaso del principio de cooperación es solo aparente, dado que burla una máxima de una manera que el interlocutor puede comprender. El receptor es consciente de que se quiere transmitir un mensaje adicional que, en un nivel más profundo, está en consonancia con el principio de cooperación. Lo único que tiene que realizar el receptor es un cálculo para inferir cuál es el auténtico mensaje que quiere comunicarnos el emisor.

Tony Blair ya no es el primer ministro de Gran Bretaña. Es el secretario de estado de Exteriores de Estados Unidos (Nelson Mandela).

Dado que el receptor tiene un conocimiento suficiente para saber que, en el momento de hacer estas declaraciones, Tony Blair, era el primer ministro británico, el receptor infiere que lo que Mandela quiere decir es que Blair se mantiene muy próximo a la política exterior de EE. UU, aunque haya burlado la máxima de calidad. El sentido irónico prevalece en este enunciado sobre el significado literal.

A. Pero mira que Antonio es cabezota…

B. Parece que se ha quedado un buen día.

En cuanto a la máxima de relación, que parece quebrarse, la inferencia que tiene que sacar A es que no le gusta que se hable mal de Antonio, que no le parece bien hacerlo a sus espaldas, etc.

Enunciado a. Cuando su hijo le dijo que se iba a casar,  Juan sonrió.

Enunciado b. Cuando su hijo le dijo que se iba a casar,  las comisuras de los labios de Juan se inclinaron en un rictus ligeramente hacia arriba.

 

En el enunciado b, en relación con la máxima de manera, se puede inferir que Juan no se puede decir exactamente que Juan sonriera, con todas las implicaciones que esto pueda tener.

En suma, en todos estos ejemplos se produce unas formas complejas en las que el hablante se burla de una máxima, pero sigue los principios generales del principio de cooperación.

Grice distinguirá las implicaturas conversacionales particularizadas (ICP) y las generalizadas (ICG). Veremos estos tipos de implicaturas con más detenimientos en los apartados correspondientes. Pongamos solo dos ejemplos a modo de breve ilustración.

  1. La mayoría de los amigos de Antonio cree que es mejor casarse para tener hijos.

Esta implicatura surge sin que sea necesario el conocimiento de ningún contexto particular, sino que surgen de la misma expresión «la mayoría»: «No todos l0s amigos de Antonio piensan que es mejor casarse para tener hijos». Cualquier expresión que contenga «La mayoría de» tendrá la implicatura conversacional «No todos».

2.

Juan. ¿Dónde está José Luis?

María. La luz de su oficina está encendida.

La implicatura es que José Luis está en la oficina. En este caso, la implicatura procede de un contexto específico.  La conexión entre «luz encendida», «oficina» y «ubicación» funciona aquí, en este enunciado concreto, por el contexto lingüístico en el que se produce. Si este contexto concreto, no tiene por qué producirse esta implicatura, como podemos comprobar en el ejemplo 3:

3.

Juan. ¿Tiene miedo Pablito por las noches?

María. La luz de su cuarto está encendida.

Por lo tanto, la implicatura conversacional es más o menos generalizada o particularizada según la cantidad de información proporcionada por el contexto que se necesita para recuperarla. No se trata tanto de una división tajante, sino graduada.

Huang, Yan. Pragmatics. 2ª ed. Oxford: Oxford University Press, 2015.

Ejercicios relacionados con las implicaturas

Ejercicio 1.

Los niños con trastornos pragmáticos a menudo pueden dejar de observar las máximas. En la siguiente conversación , ¿qué máxima viola el niño?

Terapeuta. Entonces, te gusta el helado. ¿Cuáles son tus sabores favoritos?

Niño. Hamburguesa, pescado y patatas fritas.

Ejercicio 2

El hablante tiene la intención de no usar alguna máxima en los siguientes enunciados. ¿De cuál se trata?

  1. No creo que tenga suficiente evidencia para decir esto, pero…
  2. No tengo la libertad de decir nada más.
  3. Sé que esto es irrelevante, pero. . .
  4. Al parecer. . .
  5. Sé que esto puede parecer un poco confuso, pero. . .
  6. Esto puede ser solo un rumor, pero. . .
  7. Entonces, para abreviar…
  8. No cambiar el tema, pero. . .
  9. Estoy seguro de que ya sabes esto, pero. . .
  10. La gente dice. . .

Ejercicio 3

A continuación, presentamos un pasaje del juego informático llamado TaleSpin. En él, hay un personaje que no puede «resolver» una implicatura. ¿De qué implicatura se trata?

Un día, Joe Bear estaba hambriento. Le preguntó a su amigo Irving Bird dónde había un poco de miel. Irving le dijo que había una colmena en el roble. Joe amenazó con golpear a Irving si no le decía dónde estaba la miel.

Ejercicio 4

De las dos implicaturas conversacionales que siguen, ¿cuál es la implicatura conversacional generalizada y cuál la particularizada?

Leo. ¿Cómo fue la conferencia de ayer?

Blanca. Parte de la facultad se fue antes de que terminara.

Implicatura 1. No toda la facultad se fue antes de que terminara.

Implicatura 2. La conferencia no fue bien.

Ejercicio 5.

 

¿Cuáles son las implicaturas (y de qué tipo) en los siguientes enunciados?

a. El velocista puede correr 100 metros en 9.8 segundos.

b. El velocista no puede correr 100 metros en 9.8 segundos.

 

 

Violación de máximas y cortesía comunicativa

Las estrategias de cortesía, en algunas ocasiones, entran en conflicto con el principio de cooperación. Los hablantes pueden violar las máximas si quieren mostrar cortesía positiva o negativa.

Violación de una máxima  por cortesía positiva:

A. Bueno, ¿qué tal me encuentras?

B. Bien, fenomenal.

Aunque B piensa que A tiene un aspecto horrible, elige violar la máxima de calidad en vez de ofender a A con la verdad.

Violación de una máxima de calidad por cortesía negativa:

Lamento mucho molestarle, pero no he podido evitar ver que tiene un iPad. Me pregunto si no le importaría que revisase Twitter un segundito. Necesito ver con urgencia una noticia relacionada con mi trabajo.

En este caso, el hablante viola la máxima de cantidad proporcionando más información de la requerida para hacer una solicitud cortés a un extraño.

 

Cortesía, actos de habla indirectos y ruptura de las máximas

Como veíamos en su momento, los actos de habla indirectos permiten hacer nuestras intervenciones comunicativas más corteses. Aunque corre el peligro de que la fuerza ilocutiva sea ignorada por los oyentes, permite a los hablantes darles opciones sin ser impositivos.

¿Hace un poco de calor aquí, no?

Del mismo modo, las fórmulas corteses pueden incumplir alguna máxima del principio de cooperación.

En esta las frases siguientes, estamos realizando una solicitud de ayuda, órdenes, ironías, etc., pero incumplimos alguna máxima del principio de cooperación para ser más corteses.

Mira que no encuentro por ninguna parte el teléfono del dentista que me dio tu hermana…

Qué libro más bonito. ¡Lástima que no tenga ahora 30 euros para comprarlo!

¿Por qué nadie tira la basura en esta casa?

Parece que alguien lo pasó fenomenal anoche…

Por otro lado, diciendo las cosas de manera directa y abierta mediante los actos de habla directos damos menos opciones a nuestros interlocutores para no hacer lo que pedimos.

Pide a tu hermana el teléfono de su dentista.

La bombilla de la habitación está fundida. Cámbiala.

Se les da pocas opciones a nuestros interlocutores, pero si no hacen lo que les decimos puede parecer poco cooperativo. También hay que tener en cuenta a quién le pedimos las cosas de esa manera y el riesgo al que nos enfrentamos.

Pásame el agua.

Cásate conmigo.

En este tipo de enunciados, el hablante ya ha realizado un cálculo de probabilidades pensando que el riesgo a una negativa es pequeño.

La franqueza, que en ocasiones puede ser mala, también indica un deseo de ser visto como alguien cercano.

Sin embargo, hay que realizar un cálculo adecuado de las estrategias para optar por las expresiones directas o utilizar la cortesía negativa o positiva.

Limitaciones de la teoría de la relevancia

Para algunos estudiosos, la noción de relevancia abarca tantas cosas –recordemos que explica todas las máximas de Grice reduciéndolas a una sola– que, de algún modo, pierde su fuerza explicativa.

De hecho, podría decirse que todo implica algo que no se dice, ya que cada enunciado depende de asociaciones y conocimiento de fondo.

De hecho, una expresión como:

¿Qué hora es?

Podría significar muchísimas cosas diferentes según el contexto: «¿No crees que tendríamos que estar ya preparados para salir?», «Se me está haciendo tarde», «Me estás aburriendo»…

Otra limitación de la teoría de la relevancia es que no dice nada sobre la interacción y no incluye dimensiones culturales o sociales, como la edad, el género, el estado y la nacionalidad. Como ya ocurría en el principio de cooperación, cada comunidad y cada cultura tienen sus propias formas de observar y expresar máximas.

Objeciones al principio de cooperación

La objeción más importante que tiene el modelo de Grice es su choque intercultural: diferentes culturas, países y comunidades tienen sus propias formas de observar y expresar máximas para situaciones particulares. Y lasas reglas de conversación e interacción varían de una cultura a otra: por ejemplo, algunas culturas valoran la honestidad más que otras, algunas esperan más desacato a la máxima de cantidad que otras.

Ya le llamaremos

Mientras en algunas países es posible que nos digan en una entrevista de trabajo «Ya le llamaremos» y sea normal burlar la máxima de calidad, en otros países es normal tomar esta respuesta como «No estamos interesados».

¿Cómo estás?

En algunas culturas, en esta pregunta se solventa la máxima de cantidad respondiendo: «Bien». En otras culturas, en cambio, la pregunta no es una fórmula cortés, sino una preocupación genuina por el estado de salud y, por lo tanto, se espera una respuesta más detallada.

Otro problema que tiene el principio de cooperación es que las máximas se superponen. A veces, es difícil saber que máxima está operando y es frecuente que operen varias a la vez.

Por esta razón, Sperber y Wilson plantearon una reducción de máximas en su principio de relevancia.

Sperber y Wilson (1995) dicen que todas las máximas se pueden reducir a la máxima de relación, ya que la relevancia es una característica natural de todos los intercambios en los que los hablantes tienen.